06_CdT:”Zanten, D. van. (1994). Building Paris: Architectural Institutions and the Transformation of the French Capital 1830-1870.”

Zanten, D. van. (1994). Building Paris: Architectural Institutions and the Transformation of the French Capital 1830-1870. Cambridge University Press. INTRO + CONCLUSION + CAPÍTULO 5

En el siguiente libro se analizan ejemplos de la arquitectura francesa de los mediados del siglo XIX y las perspectivas que sigue esta arquitectura

 

 

 

 


En este libro se analizan las diferentes corrientes e instituciones de la transformación de la capital francesa entre los años 1830 y 1870, el siglo XIX. Analiza la arquitectura francesa desde las diferentes perspectivas que se han tenido por parte de las instituciones locales que se fueron desarrollando a medida que fue avanzando el siglo en el que se desarrolla el análisis del siguiente libro.

Este libro establece la diferencia de nociones que se adquirían en la época de los arquitectos franceses, cuya trayectoria profesional comenzaba cuando al acabar la carrera que se impartía en la arquitectura de esa época, se marchaban a otros países, con el fin de terminar sus aprendizajes y al terminarlos, volvían a su país, Francia y terminaban trabajando para los órganos gubernamentales, en los que servían y supervisaban los numerosos monumentos que se encontraban en la ciudad en aquellos años.

Durante esos años, el modelo antiguo fue cambiando poco a poco, gracias a las diversas publicaciones ya impresas, coincidiendo con la revolución industrial que sufría tanto la ciudad como todo el mundo alrededor, el país y, por tanto, los arquitectos, fueron experimentando un cambio drástico en cuanto al aprendizaje. Por tanto, la velocidad de enseñanza y aprendizaje surgieron con la agudeza de la tecnología que fue reivindicando el lugar que se merece y facilitando de esa manera el proceso de aprendizaje. Ya no era necesario salir del país para ver diferentes ruinas, obras o demás elementos de los que no se tenía conocimiento hasta llegar a verlos; si no que por medio de clases o libros, los arquitectos concebían miles de obras que les llevaría toda la vida visitar.

La revolución que tuvo lugar, además de diversificar las diferentes corrientes literarias en Francia, fue el detonante del cambio de la persona como arquitecto; cuyo destino ya no era el de ser un trabajador estatal, si no que se obtuvo la diversificación de la profesión en diferentes ramas. El construir edificios o construcciones privadas, se expandieron de forma inmediata, bajo el mandato de Art Noveau que fue el primer estilo originalmente que respondía a los estilos estatales de alta burguesía. Posteriormente, apareció

Como colmo, aparecieron diferentes corrientes literarias, entre las que destacan como autores los siguientes: Percier y Fontaine; Duban, Labrouste, Due y Vaudoyer; Baltard, Viollet-le-Duc y Charles Garnier.

El proceso de cambio que ha sufrido la arquitectura en Francia, comienza con el debilitamiento de la arquitectura religiosa, que como vimos anteriormente, con el modelo Haussman comenzó a surgir la importancia y la fuerza de la vivienda particular o privada, con ello se fueron desarrollando modelos y procesos de partida de estos arquitectos.

Como se puede observar, la evolución que tuvo la arquitectura francesa, desde el interés en lo estatal al interés en lo personal, el cambio y la influencia de los diferentes padres de la arquitectura que los ha hecho reforzar las actuaciones en la línea de las figuras desde lo común a lo privado; desde la escala de ciudad a la escala humana de persona. Todos estos cambios fueron el fruto de las influencias surgidas desde el exterior, de la arquitectura que se practicaba en chicago o en las diferentes partes de Europa; por ello es porque surgió tal cantidad de escuelas o Politechnique de la arquitectura en una sola ciudad.

De tal forma, que uno podría ir andando o paseando por la ciudad, e ir visitando estas diferentes escuelas con unas corrientes literarias totalmente diferenciadas. Este cambio y la diferencia tan notable se debe al mono tema que se tenía en la cultura arquitectónica de la ciudad desde hacía décadas.

Por ello, la cultura francesa de la arquitectura se divide en 3 etapas bien diferenciadas, en las que destacan los siguientes líderes ideológicos de cambios el neoclasicismo; posteriormente el racionalismo romántico y por último la guerra de los estilos por la gran masificación de los ideales.

Tal y como se observa, en estos siglos, tuvo mucha importancia la imprenta y la divulgación de las ideas y los diferentes proyectos que se nos muestran de gran relevancia en cuanto a los padres de la arquitectura; que dieron lugar a los hijos que fueron perpetrando el legado que se les dejó.

Es muy interesante ver el cómo las diferentes culturas generan una separación interna, desde la arquitectura gubernamental de los servicios, que controlaba a mediados del siglo XIX el despiece de las fachadas de París y por tanto la malla de la ciudad.

Es una historia realmente fluida, entre los infinitos autores cuyos servicios no están definidos, que pasan de la arquitectura de poder público a una más privada, sin tener conocimientos sobre ella, reconsiderando las obligaciones sociales que han de cumplir cada una de ellas.

Finalmente, se podría realizar una comparativa directa entre la arquitectura del siglo XIX de la arquitectura parisina con la arquitectura actual; ya que actualmente, tenemos la información sobre cualquier proyecto a varios clics de ratón; mientras que ellos tuvieron que realizar una evolución totalmente espectacular, tuvieron que salir de la cueva oscura de Platón para llegar a ver la luz; o la inmensidad de información que se alberga en el exterior repartida por todo el mundo. Esta información son las semillas que se fueron plantando en las mentes de los demás que conforme fueron creciendo y floreciendo, se fueron desarrollando los diferentes estilos arquitectónicos.

En la actualidad, se pueden diferenciar estilos innumerables de la arquitectura que estuvieron por el mundo en aquella época; pero ellos, con sus tecnologías y conocimientos, siempre iban al mismo “padre” para encontrar la sabiduría y la inspiración. Estos datos como se ha comentado, se desarrollaron posteriormente, con la revolución industrial, lo cual les permitió llegar más allá de lo físicamente posible, lo cual era la estrategia para almacenar la información. Lo que hacían era ir a visitar los diferentes lugares, con el fin de conocerlos y así comprenderlos y poder aprender de ellos y de lo que pensaban que representaban o como se construían.

 


Como conclusión, es importante recalcar, que los padres de la arquitectura, los ancestros o las personas que nosotros queremos o pretendemos ser “de mayores”, es importante tener un referente para realizar los diferentes trabajos que tengamos que realizar y llevar el punto de calidad a un nivel que nosotros consideremos adecuado, en cuanto a la referencia que tengamos en mente.

El tener un padre de la arqutiectura para nosotros es un modo de marcar los objetivos que vamos a alcanzar; por ello es porque es interesante la práctica de la búsqueda de un arquitecto que esté trabajando, para analizar y desarrollar los procesos que se utilizan para producir, ya que en definitiva, de lo que se trata es de producir, y al fin y al cabo, lo que nos interesa es la metodología que se utiliza. Si nosotros la adquirimos de una forma como copiando, lo que conseguimos es activar y llevar el proceso de aprendizaje a un nivel más elevado.

Por lo que la moraleja de este texto reside en la facilidad de aprender y copiar que tenemos nosotros en estos días con todo este tipo de tecnologías y la dificultad que tenían estas personas en el siglo XIX en Francia, París u otros sitios en los que se enseñaba la arquitectura, ya que los únicos referentes que tenían se encontraban en Italia y Grecia, la arquitectura clásica. Nosotros en esta época también disponemos de estas referencias; pero además disponemos de la información que se realiza en la actualidad, en estudios, concursos u otros ámbitos de los que podemos aprender a la arquitectura.