Consideraciones sobre el hecho de diseñar_Curro Claret

Esta semana tuvimos el placer de contar con la presencia de Curro Claret, el cual nos dio una conferencia, explicándonos, en primer lugar, los inicios del proyecto, “la pieza” T300, del que fue iniciador y participante, y su progreso hasta la actualidad finalizando con un taller aplicando los conceptos que expresa Curro de qué diseñar y con qué herramientas se construye.

En primer lugar, situar al autor, nacido y criado en Barcelona, donde realizó sus estudios de diseño industrial en la Escuela Superior de Diseño Elisava y en Central Saint Martins de Londres, que le llevaron a diferentes trabajos relacionados con el diseño. Siempre trabajando en una línea de proyectos muy diferentes para diversos públicos, entre ellos el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya, pequeñas compañías, medianas compañías y alguna más grande.

Con todo este recorrido su principal preocupación ha sido el trabajo colectivo, hacer lo participe de todo proceso . Llegando a la creación de la pieza T300, un proyecto donde la participación ciudadana está muy patente ya que surge ante un análisis del entorno, de sus programas, necesidades, etc. Un proyecto que trabaja con un usuarios que sufren exclusión social, donde se les hacen participes para y con su entorno, creándolo y trabajándolo manualmente, como forma también de evasión de todos aquellos  problemas que desencadenan sus diversas situaciones.

pieza.jpg

Tras esta situación es donde Curro se plantea el diseño de una pieza modular, que permita la creación de objetos para el uso cotidiano con los restos de materiales encontrados como desechos.Una pieza capaz de unificar una gran diversidad de materiales, formas, anclajes, etc. Creando así una metodología ciudadana colectiva en la que no solo crean objetos sino que se crean como comunidad, enlazando historias, vivencias, experiencias, etc.

 



Se trata de una pieza de base triangular, con tres platicas, con la misma forma, dobladas con un ángulo de 75º. A su vez todas las caras tienes unas perforaciones de 4mm de diámetro, que sirven como puntos de anclaje de las diferentes piezas heterogéneas, de tal forma que se introducen los tornillos atravesando la supuesta pieza y la pieza t300. De esta forma, con las tres pletinas se pueden conformar tres soportes puntuales, o no, según el diseño, que eleven la pieza. Una vez obtenida la altura necesaria del objeto elegido, se coloca el soporte superior, anclándolo sobre la base superior de la pieza. Esta seria a aplicación de la pieza para crear una silla, por ejemplo pero dicha pieza tiene todas las posibilidades que se le quieran dar, ya que como ejemplo Curro también nos mostró otros tipo de mobiliario creado añadiendo  piezas, como una mesa, sofá, estantería.

01    02

 

Otra aplicación que surgió tras la modificación del diseño de la pieza se trata del orificio creado en la cara superior de la pieza T300. Este orificio, como duda que surgió en la propia clase, explicó Curro que se añadió al proyecto como otra posible aplicación de la pieza, en la que esta podría configurar también sistemas de luminarias, sirviendo dicho orificio para la colocación de la pieza que sostiene la bombilla.

03      lamparas03.jpg

 

De esta forma ampliaba sus posibles aplicaciones y diseños, que como ya he mencionado toda creación lindará los bordes de la imaginación del individuo. Todo ello mediante la unión de materiales recogidos y/o aportados por los propios individuos, donde incluso el proceso de recolección de éstos se convierte en un proceso de participación ciudadana  que los une como una comunidad con el fin de encontrar materiales con los que reinventar objetos que considerar propios. Dichos objetos no serán meras cosas materiales sino que se le asigna un significado y valor mayor para el individuo.

 

En la segunda parte de la clase tratamos de aplicar esa misma metodología aplicada por Curro pero en grupos de 3 o 4 personas y con tiempo limitado a 3 horas. Como resultado teníamos que crear un taburete que sirviese para sentarse siendo clave la eficacia estructural y funcional. Para ello, mi grupo compuesto por Diego Tovar Monge, Daniela Paunache, Aída Pérez Ferrando y yo teníamos que unificar ideas en las que aportaremos cada uno una parte de nuestro proyecto.

Para ello todos los miembros del grupo teníamos que traer desechos extraídos de un entorno que sirviese de inspiración para nuestro proyecto, realizado tras la visita al entorno que realicé con anterioridad. A continuación muestro la puesta en común de materiales que realizó mi grupo.

03q

 

Como siguiente paso, una vez puestos todos en común, nos dispusimos a realizar una primera diferenciación de los materiales en base a cómo los podíamos unir para conformar nuestro diseño. Para ello cogimos los apoyabrazos curvos de pvc rígido, disponíamos de dos, lo que supuso muchas dudas en un principio, quedando la solución un poco al margen, puesto que disponíamos de unas barras rectas de sección rectangular de aluminio. Es pues que en un principio propusimos como borrador tres soportes puntuales con dichas barras, pero dicho sistema no proporcionaba más que la procedencia y creación de la propia barra. Es por ello que decidimos dar un vuelco al diseño añadiendo las dos piezas curvas de pvc, consiguiendo así un pequeño movimiento  de la propia silla que le podría proporcionar comodidad y mejoras en la espalda, como nos comentó Curro cuando decidimos tomar esa decisión.

Una vez definidos los soportes nos dispusimos a diseñar el soporte que serviría de apoyo para el usuario que utilice dicho taburete. Para ello elegimos un soporte de madera contrachapada de un cabecera en el que disponía de una pieza central circular con una moldura que creaba cierto interés en la pieza.

0q

Si bien ya teníamos la pieza creada nos dispusimos a probarla para comprobar el desplazamiento de las patas curvas, de tal forma que no superase la disminución de altura del taburete llegando a ser una pieza incómoda, perdiendo así su funcionalidad. Cuando nos dispusimos a probarla, comprobamos, que sí, la altura disminuiía llegando incluso casi a tocar la base del taburete con el suelo, llevando a la posible deformación de la pieza T300. Es por esto que decidimos, como solución el arrastramiento de todas las patas con hilo de lana, en forma de zigzag atando disminuyendo la altura de desplazamiento. Para conseguir la altura de deslizamiento aceptable acudimos al método de prueba y error, puesto que colocábamos recorridos de lana e íbamos probando, comprobando su desplazamiento.

6q       5q

Una vez obtenido el diseño final nos dispusimos ha hacer unas pruebas de funcionales y  estéticas en conjunto con todas las piezas de los grupos de clase. En la prueba de nuestra pieza, se probó con una persona sentada sobre ella y la silla se desplazó mínimamente, la probamos son más fuerza sentándose otro compañero sobre éste y siguió aguantando, llegando a aguantar también a otra persona.

7q

Como resultado de esta prueba comprobamos, gracias a la ayuda de Curro que de los arriostramientos que habíamos realizado, no todos estaban tratando, pudiendo avanzar este diseño, eliminando aquellas uniones que no disminuyen la distancia en altura del soporte.

Como aprendizaje y aporte para mi PFC que he sacado de este taller ha sido la preocupación de por la participación ciudadana, ya que al fin y al cabo son la parte del estudio de Curro. Por otra parte, la inmersión que he realizado para descubrir un entorno también me ha llevado a reflexionar sobre el tema de qué es lo que quiero hacer, y qué herramientas quiero utilizar para llevarlo a cabo.