EDUCAR, PENSAR Y CREAR

MASSCHELEIN, J. & SIMONS, M. (2014). DEFENSA DE LA ESCUELA. UNA CUESTIÓN PÚBLICA. Buenos Aires: Miño y Dávila.

La escuela está bajo sospecha. Durante siglos se ha ido modificando por los distintos contextos en aras de la mejora y adaptación. Ha sido en actualidad cuando esta duda está llegando a su máximo esplendor. El texto propone una reinvención de esta invención histórica.

La pregunta planteada es qué es lo escolar, es decir, qué es lo que hace que una escuela lo sea en sí misma. Se entiende la escuela histórica como la creación de un “tiempo libre” permitido por la sociedad para todos. Asociaba entonces los valores de lo escolar hacia una extensión de la familia o a una creación social. La desescolarización es la recuperación de lo entendido como tiempo libre y no como creación.

La proposición del tiempo libre  lleva  a entender los profesores como trabajadores que no crean nada productivo. Se suspende del sistema productivo y esa suspensión crea la desigualdad. Lo escolar se convierte en un medio no abierto y fijado donde se lleva a los jóvenes al presente.

La profanación como término nos da la escuela como algo público. Por el amor al conocimiento mismo. El trabajo no es real.

Sacralidad de lo público como partida base y seguridad de estar en lo seguro. Mamá estado no nos da el espacio para desarrolarnos.

Lo lúdico. El “trabajo no es real” como nos propone pues hemos llegado al “patio de recreo”.

 

MANNING, E. (2016). THE MINOR GESTURE. DUKE UNIVERSITY PRESS.

El undercommon es un término creado para. Los minor gestures con la propia vivencia personal es lo que genera una ecología política. Algo que ya entiendo como método. Se plantea un método que no busca un método concreto cuando en realidad sí que lo es. Sin un fin concreto abierto a las oportunidades intentando generar un procesos lo más intuitivo posible.

Creo que acierta en cuanto a las limitaciones primeras: Se corre el riesgo de crear problemas falsos. Pues no hay un objeto de estudio, no debe haberlo. La colectividad encuentra esos problemas abiertos que se resuelven activamente. Por lo tanto, se diluye la diferencia entre el hacer y el pensar.

La intuición y el diálogo que generan nunca serán las respuestas. Pero es necesario y más en los procesos creativos no buscar sólo respuestas. Algo que abre un problema que lo extrae y va parte por parte de cada pensamiento.

En contra del método. La actualidad nos permite generar el conocimiento y la creación al mismo tiempo. Pensar en lo académico, es decir generar y pensar al mismo tiempo. Lo importante no es la manera de acerlo sino la trayectoria que se genera.

En cuanto a las cuatro proposiciones:

  1. El arte entendido como camino y no hacia el objeto, forma o contenido.
  2. Crear+pensar
  3. No se trata del objeto sino del modo en que se a llevado la actividad para llegar al objeto
  4. Los nuevos procesos crearan nuevas formas de conocimiento que no se pueden evaluar con los sistemas disciplinarios actuales.