Intravención a medida y patrones

Después de los patrones basados en las formas que podrían llegar a configurar la acumulación y ordenación por adición de los módulos de trabajo, pasamos a otro tipo de patrones. Esta vez, se generan los patrones basados en las pruebas de los pesos, la rasistencia de los usuarios necesaria para que ellos mismos puedan tener una interacción directa con la intravención. Así después del estudio de la forma, aquella más óptima y el modelo que adoptamos como referencia, pasamos a las pruebas de carga y de pesos para valorar los posibles patrones.

Con ello, nos situamos en la prueba de los módulos, creados a partir de un módulo base macizo de este material. Una carga que se va a concentrar en este centro de la muestra y que va a ir aumentando hasta detectar el peso que hace que la muestra se hunda y ya no aguante lo exigido por la intravention. Por ello, ya surge la primera prueba con la muestra mínima:

Con ella ya extraemos los primeros datos y las primeras conclusiones de peso. Así partiendo de esta muestra mínima se genera otra, que puede recurrir en otro patrón, con un aumento del diámetro útil, de forma que se prevé una mayor resistencia respecto a las cargas:

Con la toma de datos por las pruebas con respecto a estas dos muestras, ya podemos determinar un patrón de crecimiento estando relacionando con las variables de peso y dimensiones. Aunque nunca despreciaremos el hecho de que los patrones se tienen que adaptar al medio de estudio, el flujo de las olas del mar y su movimiento, habitar sobre ellas. Este hecho llevó a determinar que cuanto más pequeñas fueran las muestras más se podría adaptar a este movimiento, y si entre ellas las uniones eran flexibles se llevaba a un movimiento continuo y distribuido entre las distintas muestras que daban lugar a un efecto atractivo y relevante sobre el paisaje. Efecto esencial para nuestra propuesta de partida como intravención.


Así con todo ello ya disponemos de unas primeras muestras y de un patrón de crecimiento que, además, genera una familia de patrones con las que se va a poder configurar de diferente forma dependiendo de a qué tipo de costa nos queremos dirigir con la propuesta. 
Por consiguiente, se da lugar a la creación de fichas, mediante las cuales, por cálculo se determina este factor de crecimiento y esas estimaciones de posibles muestras futuras en relación al tipo o perfil de usuario que van a acoger para que se relacione con la propuesta de intravención.

Finalmente no se puede dejar de lado la propuesta. Esa imagen de intravención con esos imaginario creados a partir de todo lo estudiado hasta ahora. Eso mismo que nos ha llevado a este imaginario viene conducidos por las imágenes, la combinación de los módulos, los colores, las formas que se genera… todo un cumulo de factores que dan atractivos singulares y que se muestran en cada parte del estudio. Dando lugar a imágenes insospechadas en un principio.


Con todo ello, y siendo conscientes que la posibilidad de error siempre cabe en estas pruebas y estos estudios de partida, podemos ya hacernos una idea a lo que llevaría a realizar. Una imagen que ha sido creada y formulada por todo lo que nos ha dejado llevarnos con las investigaciones y las pruebas. Al final, un imaginario que podría ser otro, ya que disponemos de los patrones para hacerlo en cualquier otra sección de la costa que al menos cumpla con el flujo y los requisitos que hemos comprobado. Así, ya se empiezan a proponer esos fotomontajes que dan lugar al imaginario creado y que ayudan a comprender a donde puede conducir todo esto: