Creando patrones

Aplicando el draping sobre la costa

En esta ocasión se trata de aplicar el repertorio técnico pero sobre un lugar concreto. El saber justamente cómo adaptar nuestras propuestas a ese medio cambiante. En este caso, se trata de elegir el lugar, la costa, la línea de costa, justo donde las olas del mar rompen pero sin perder su movimiento anterior hasta que llegan a perderse entre la arena. Ese será el punto de arranque de la creación de los patrones para tener un paisaje medido, es decir, una intravención a medida. 

En este caso el lugar elegido es la costa de Urbanova en Alicante. Una costa con una marea tranquila pero que está bien definida cada una de las líneas donde se van perdiendo las olas. En definitiva, es un lugar donde se puede intuir con, más o menos, precisión los movimientos que se pretender destacar para el disfrute de esta intravención. De aquí, sacamos las medidas, en primer lugar, haciendo un paralelismo con respecto a la actividad del draping, de sacar las líneas características de definición. Para luego, parametrizar o geometrizar la costa. Una geometrización que ayuda a colocar los módulos de las piezas del repertorio técnico que hemos estudiado. De forma, que el proceso se especificaría de la siguiente forma: 


Así, ya podemos establecer unos primeros patrones. Una primeras líneas características de la costa que nos ayudan a definir el ámbito de nuestra intravención. Con unos imaginarios que pueden dar a lugar a las diferentes soluciones que tendría nuestra intravención en la costa. 

Pero también, se trata de un material que él mismo se puede modular mediante patrones. Por ello, es conveniente diseñar nuestros propios patrones. Así que queriendo obtener esas formas estudiadas desde un principio en el repertorio técnico. Se apuesta por unas formas que busquen el círculo. La forma que menos rozamiento va a tener por parte de las investidas del mar contra él. Pero también, la configuración de pasarelas resistentes a las personas y usuarios, así como lo bastante moduladas para que transmitan ese vaivén de las olas del mar.


Por consiguiente conseguiremos crear nuestra propias piezas a partir de los materiales disponibles en el mercado. A partir de los tubos de plástico utilizados para natación, se harán las distintas piezas siguiendo los mismos criterios que los utilizados en las pequeñas piezas que habíamos estudiado. De forma que estas piezas y su dimensión serán el facto del que dependerán los patrones para la intravención.


Con todo ello vemos que podemos crear diferentes formas. Formas adaptadas a las medidas extraídas de la costa y adaptando el material a ellas con el criterio adoptado para la creación de los distintos módulos y formas.


Además viendo cómo se van formando estas plataformas y la multitud de opciones que estas piezas y estos patrones nos ofrecen:

No obstante, sin renunciar a la pequeña escala y a los distintos diseños que ellos permite:


Así nos queda un imaginario complejo, con la misma forma, pero que por adicción puede convertirse en otra forma. Con piezas conjuntadas para crear un paisaje del disfrute a partir de las olas del mar.