Fractales trenzados

final
01010101

La evolución de mi trabajo esta semana lo he dividido en dos partes y así es como os lo voy a presentar. Por un lado he seguido desarrollando los experimentos que comencé la semana pasada, elogiando el tiempo con el que sestear estas cristalizaciones salinas. Estos experimentos han conseguido contestar a las cuestiones planteadas en el auto enunciado que fueron fruto de las dudad que presentaba mi proyecto en la anterior exposición.

En primer lugar y como ya se preveía a partir de los experimentos, sobre las cristalizaciones salinas se siguen generando capas de cristalización, que solidarizan bastante bien entre ellas. En segundo lugar, la duda era si se rompería la estructura una vez acumulada la suficiente masa de cristalización salina. Para contestar a esta pregunta el único experimento que ha logrado acercarme a la respuesta es el del hilo que conecta los dos vasos con agua saturada. Este experimento es con el que empecé mi estudio, por lo tanto el más longevo, por lo tanto el que más acumulación cristalina tiene.

En este experimento lo que observamos es que la sección del hilo ha incrementado en algunos de los los puntos un 300% su área. Esto responde a la duda que se planteaba en cuanto a que en un cambio de escala si este comportamiento no varia se podrían generar estructuras cristalinas como planteaba. Esta certeza es cuestionable ya que el experimento sigue en desarrollo y no ha alcanzado la formación de una masa tal que haga que por su propio peso se rompa.

Para este cambio de escala lo que he creado han sido unos prototipos que podríamos denominarlos como bonsai de sal, trabajando con cuerdas de 0,8 cm de diámetro en comparación al hilo de 0,1 cm que usábamos antes. Con este material de algodón empecé mi ensayo con un primer bonsai para poder testear al mismo tiempo como funcionaba la sal con esta geometría y trama, a la vez que el efecto que causa estas formaciones salinas así guiadas.

Inspirada en la formación de esta propia cuerda, especialmente creada para absorber, ya que es la que se utiliza en las antorchas para conducir por capilaridad el aceite, reproduje esa trama de trenza generando a partir de estas formaciones otra nueva trenza, y esto podría seguir hasta el infinito siguiendo el concepto de fractal (este experimento en concreto se quedo en la cuarta trenza). Esta trama es óptima para la formaciones cristalinas ya que tiene entrantes y salientes en las propias filas que contiene la estructura, repartiendo así la exposición de dichas al sol y facilitando así el secado que genera este fenómeno.

Un experimento paralelo pero menos esperanzado es el de la creación de un prototipo constituido por una maraña ya prefabricada que tenia a mi alcance y me ayudaba a recrear otros aspectos más formales relacionados a la linea de diseño que tengo pensada para este proyecto.