¡Arcilla armada y lista para la intravención!

Esta semana sin duda ha sido de las más interesantes en cuanto a lo que aprendizaje sobre materiales y construcción respecta. Mi primer plan era visitar un taller de alfarería de Onil que ya tenía concertada la cita y que por designios del destino se ha tenido que aplazar una semana, pero la sorpresa me la llevé con quien encontré en su lugar como fuente de información de primera linea para ampliar repertorio de soluciones. El arquitecto que supervisa mis prácticas, Manolo Alarcón, consiguió sacar una hora de su apretada agenda para explicarme una idea que rondaba en mi cabeza desde que realicé la anterior intravención. Cuando “armamos” la arcilla con fibra de vidrio me pregunté hasta que punto era posible esto a una escala muy diferente de la silla aplicado a la construcción.

Tras este planteamiento el siguiente tema del que hablamos es si era posible gunitar la terracota del mismo modo que se hace con el hormigón. Efectivamente la maquinaria con la que se realiza esta operación (me decía Manolo) no funciona con áridos gruesos pero, con la dosis de agua necesaria para que obtenga la misma viscosidad que el hormigón que se gunita, en principio si que podría hacerse.

Bajo esta premisa que me encantaría poder hacer la comprobación en campo, mi mente comenzó a divaga sobre estructuras de acero alabeadas preparadas para recibir la terracota gunitada y poder generar una super intravención. Como os muestro a continuación, los detalles están hechos insitu con la tablet de “hacer detalles para los operarios”. No he querido manipularlos simplemente los resumiré a continuación.

 

sin-titulo-2

Básicamente, como cualquier estructura que conozco, posee una jerarquía de nervios. Las superficies alabeadas son gracias a las retículas o mallas metálicas que se amoldan hasta que son recibidas por un nervio mayor. Este tipo de estructuras también se hibridan con las de perfiles laminados para determinados proyectos. Estas mayas se barnizar con resina epoxídica para garantizar la solidarización entre elementos (y más con la arcilla).

Otra de las cosas que me dijo cuando le mostré el boceto que veréis a continuación, es que la arcilla trabaja muy mal a flexo-tracción (como ya sabía) y que cualquier esfuerzo solicitado de este tipo tendría que ser transmitido a los nervios que reciben las mallas.

Por último, un posible anclaje para la estructura al terreno sería mediante grapas de abrazaderas con una longitud de anclaje x para cada terreno (en el caso de la costa será mucho mayor).

proyecto1

Lo que propongo es un área recreativa emplazada dentro del propio mar creando un cabo artificial. Mediante esta técnica, se puede generar una forma orgánica que recuerda a elementos marino como tentáculos o coral y sirva, no solo como reclamo, también para generar un juego de luces y sombras que, además de embellecer,  son funcionales dado el lugar.   Ofreciéndole una panorámica nueva al usuario, podrá disfrutar y habitar o vivir la costa de una forma diferente. Esta estructura genera tumbonas y asientos  integrados que acomodan actividades de playa proponiendo un espacio donde además la erosión producida por el viento y el mar transformarán y provocarán la evolución del proyecto.

Integro a mis materiales habituales de construcción la variable que me proporcionan las redes de cuerda para articular el tránsito por el proyecto. Estas redes se anclaría al esqueleto metálico de esta propuesta.