Habitando la cueva.

Hace un par de semanas hablaba de una sección de la línea de costa que había sufrido un proceso de erosión que había convertido estos espacios en “cuevas“. Esta misma sección se repite en ciertos puntos a lo largo de la línea de costa de Alicante, uno de ellos, este, en el Cabo de Huertas.

Esta semana se propone realizar una intravención, una acción temporal de corta duración realizada en los intersticios de un paisaje habitado. En este caso, un intersticio oculto a esa zona habitada, oculta a las casas, al paseo y hasta a la propia playa.

Por ello, me he juntado con dos compañeros, Katia y Adrián, con el fin de tener más manos y más ojos para que todos podamos seguir con nuestras propias investigaciones, pero con un objeto común.

El sábado pasado, en un recorrido por el mar haciendo paddle surf, pude ver como en un punto en concreto del Cabo de Huertas, esta sección estaba ya semi-habitada. Algunos bañistas se encontraban próximos disfrutando del sol, otros aprovechaban la zona para pasear a sus perros e incluso nosotros paramos a descansar en este punto. Esta excursión me sirvió para tener esa nueva perspectiva del litoral, ver la cueva desde el agua, ya que el paseo me la habría ocultado.

Ese mismo día, volvimos los 3 a ese punto, nuestra sorpresa fue encontrar a una pareja disfrutando del sol con una hamaca anclada a la propia roca. Esto no solo demostraba la estabilidad y resistencia del material de la roca, sino que ese lugar, esa cueva, era habitable, aunque imperceptible y desconocida para muchos.

Processed with VSCO with m5 preset

El reto de esta semana era llegar a un punto común de las 3 investigaciones. Para ello, teníamos un lugar, la cueva; un material, las algas y una necesidad, ampliar nuestra capacidad auditiva. El reto era experimentar con el antidisfrute, habitando el sonido. Una intravención se entiende como una actuación sensible con las historias del lugar, por ello decidimos crear una “bolsa de algas” recordando como cada verano las algas son vaciadas de las playas, tratadas como basura y devueltas en invierno. Lo que la gente desconoce es que estas algas son un gran beneficio para el ecosistema, aportando materia orgánica y nutrientes a las comunidades vegetales de las profundidades marinas, además de servir como alimento para peces, aves e insectos. Pretendemos mostrar esto a la sociedad y acercarlas a ellos.

Processed with VSCO with m5 preset

Para ello, colocamos conos capaces de amplificar el sonido de la costa, el disfrute, junto a las algas, el antidisfrute. No sería posible el uno sin el otro. Para disfrutar uno, debes antidisfrutar el otro. Todo esto nos ha servido para aprender modos de habitar la cueva, ese espacio cambiante de la costa y a la vez disfrutar el lugar desde dentro.

Processed with VSCO with m5 preset
Processed with VSCO with m5 preset
Processed with VSCO with m5 preset

antidisfrute-habitando-el-sonido