‘Transduciendo’ los flujos marinos

En este nuevo ejercicio me centro en la oportunidad de empezar a desarrollar un ‘transductor’ como materialización de los flujos, energías, etc., que se nos presentan a lo largo y ancho de la costa litoral.

Sin tener mucho conocimiento de que tipo de análisis iba a afrontar ni de que forma iba a tener este comenzaron a surgir las primeras ideas, y tras ir avanzando en cada una de ellas, una fue la que más disfrutable y realizable consideré.

La idea de los flujos que se originan bajo el agua debido a las mareas y al movimiento de las olas me parecía algo bastante interesante, ya que dentro de ellas transcurren vidas animales, vegetales, restos de elementos producidos por el ser humano… en fin, un compendio de situaciones.

Por lo tanto, una vez decidido esto era hora de ponerse manos a la obra y haciendo hincapié en la idea de materializar esos flujos marinos surgió la necesidad de un artefacto que sirviese de estructura para poder dejar salir polvos de colores que dieran vida a las corrientes bajo el agua. Tanto por el movimiento del viento como por el movimiento bajo el agua esos flujos iban siendo coloreados. o al menos esa era la idea principal.

prueba

transductor

En un primer momento la  idea de ‘transductor’ parecía que empezaba a cobrar vida, pero finalmente se quedaba en una mera representación de la realidad ya existente donde no se produce esa transformación de una primera energía de entrada en forma de otra distinta de salida,la cuál estábamos buscando.

agua