Experimentos en la playa

La clase en la playa me sirvió principalmente para darme cuenta de las pocas dimensiones y variables que había pensado en el desarrollo de mi objeto.

img_9272

Primeramente, la excursión por esta parte de la costa alicantina me hizo fijarme en ciertos fenómenos como por ejemplo la diferencia entre un lado y otro del sendero: de una parte, el mar y la roca, con varios tramos interesantes que luego comentaré, y de otra, las viviendas que gozaban de ese lugar privilegiado. Ambos límites permitían dibujar un sendero que muchas veces se estrechaba tanto como para sólo dejar el paso de una persona. Hecho que te hace replantearte esos límites, esas líneas que se comentan en el curso y que da lugar a bastante crítica al respecto.

img_9249

Esos tramos interesantes que enunciaba se refieren sobre todo a las texturas que se crean en la costa, desde por ejemplo una valla que se había mimetizado con la tierra, o una red que servía de segunda piel en un acantilado (para prevenir desprendimientos) o incluso la vegetación, el cómo se agarraba a la línea que dibujaba el mar.

img_9236
img_9239
img_9245

Todo esto son los detalles que hacían la ruta interesante: las texturas, los contrastes a un lado y otro del sendero o incluso la orografía generada por las canteras que encontramos.
img_9281

En cuanto a mis resultados con el objeto, fueron bastante escasos. Las pretensiones que tenía de interactuar con las algas se vieron frustradas tanto por la fuerza del mar que no había tenido en cuenta como la forma, que como comentamos in situ, fue una forma predefinida sin tener en cuenta el elemento con el que quería que interactuara: las algas.

img_9258

Volví de la visita con una bolsa de algas y con pretensiones de fijarme más en la posidonia y que el material, se adaptara a él.