Vamos a la playa, proyecta el sol.

Durante la construcción del objeto , yo era consciente de algunos de los inconvenientes que iba a tener el día de su traslado a la playa, pero aun me parecieron más interesantes los que no vi venir. Una cosa que estaba clara es que los haces de luz del sol son más ortogonales que con los que yo trabajé para el diseño del objeto, y que no lo iba a poder situar en la hora adecuada también. El soporte que improvisamos inclinando la maqueta para simular que retrocedíamos algunas horas de sol, dejó en evidencia tal y como discutimos en la excursión que era lo que sobraba de ese objeto. Debía hibridarse más con el lugar escogido y trabajar con las sombras y las formas preexistentes como si de un lienzo se tratase.

A partir de la primera discusión y exposiciones que tuvieron lugar en la excursión, creo que aconteció un fenómeno bastante generalizado en la clase y es que cada uno se puso unas gafas que solo buscaba factores que tenían alguna relación con los experimentos que acabamos de realizar. Desde ese momento gran parte de mi atención era atraída por esas formaciones naturales y las sombras que proyectaban sobre esas superficies irregulares. Cómo distintos factores, ya sean producidos por el fenómeno humano o por agentes naturales, principalmente la erosión del agua y el viento, repercutía sobre esta morfología.20160930_114627.jpg

 

En este caso el resultado de esta forma es gracias a la propia morfología del terreno combinado con la erosión del viento. Éste ha afectado principalmente a las zonas más débiles, la junta de los estratos, generando esos salientes que proyectan esas sombras paralelas. Este corte de terreno bajo esta influencia nos puede dar también información sobre la composición de éste y su posible evolución en el tiempo. La parte superior no se ha visto afectada porque la capa verde que tiene cohesiona el terreno y lo protege de la erosión.20160930_115826.jpg

Esta escena lo primero que llamó mi atención y por lo que hice la fotografía fue el tronco que había incrustado entre las rocas que había en la orilla del mar. Atrapado por el libro que recientemente había empezado a leer de Making, lo primero que pensé fue cómo había llegado ese tronco ahí, probablemente tras una temporada de sequia el árbol se secó debilitando así las raíces y descohesionando un frágil terreno que adhería desde una zona elevada. Tras esto el árbol se desprendió hasta el mar y fue arrastrado por la corriente marina hasta quedar incrustado en esas rocas y yo poderle sacar esta foto. Lo que ahora si que realmente pienso de esta escena es que ese árbol al proyectar su sombra sobre el mar ofrece un catálogo totalmente distinto al advertido, unas sombras en continuo movimiento que se proyectaban en el mar.

20160930_115853.jpg

Las siguientes fotografías son unos ejemplos de una erosión más agresiva producida por el agua del mar. En este caso vemos como la morfología o la geometría no es la misma que en los casos anteriores y los lienzos que proponen no tienen nada que ver. Además habría que tener en cuenta la posible evolución en el tiempo que un objeto podría adquirir en emplazamientos como estos. Me sugiere como unas formas determinadas podrían ir cambiando a otras gracias a esta erosión y a un minucioso estudio de materiales para que las sombras lo hiciesen también.

20160930_122128.jpg20160930_122125

Por último también podemos experimentar como el factor humano afecta a la morfología del propio terreno y lo que es aun más interesante como tras este hecho evoluciona. En este caso se trata de una extracción de pétreos en los lindes del mar.

20160930_122539.jpg

20160930_122520.jpg

Tras esta nueva visión del paisaje, para dar el siguiente paso me propongo cuantificar o parametrizar de alguna manera la erosión producida en determinados puntos del lugar de estudio. Para ello pretendo servirme del transductor, un objeto que me traduzca como de fuerte esta siendo la erosión en ese preciso lugar, transformando esas fuerzas en algo medible. Mi planteamiento base es hacerlo de un material conocido, como es la arcilla, trabajando así por capas su dureza y exponiéndola a esta erosión a ver que niveles alcanza.