Los materiales y yo.

“La magia  del proyecto”, bajo ese lema comenzó mi verdadera incursión en el mundo de los materiales con el profesor Amat. Durante ese año estuvimos experimentando los de mi grupo y yo con una lista de materiales más larga de lo que a mi me habría gustado hasta encontrar el que nos llevo al proyecto final. Esta historia comenzó con el famoso ferrofluido, un material desagradecido y caro que con un meticuloso control de los contenedores recipientes y un basto conocimiento de electromagnética se pueden lograr resultados muy sugerentes.

Aunque aprendimos mucho, terminamos desechándolo y acabamos trabajando con la luz negra y los materiales susceptibles a ella. Probamos con materiales elásticos que de por sí poseían una gran reflexión y conseguimos aumentarla con una serie de tintes con alto contenido en celulosa. Para el proyecto final nos tornamos en verdaderos carpinteros ya que estuvimos trabajando la madera en todas sus formas y posibilidades.

20160922_161249.jpg1

Para el siguiente proyecto mi estudio se centró en la flotabilidad. Brevemente pudimos experimentar en una película de agua con una pequeña maqueta que reproducía la ciudad que se muestra en el panel, con unos pequeños pesos repartidos en distintas estructuras hechas a base de fibra de vidrio fundido, como reaccionaban en relación a su flotabilidad.

6.jpg

 

En este nuevo proyecto, el refugio del señor McGuire, hubo un material en concreto que determinó todo su desarrollo formal. Desde la primera maqueta hasta el propio modelado de los planos surgió del trabajo con la arcilla. En una primera instancia este material reproducía hormigón gunitado pero terminó siendo el material definitivo del propio proyecto, y los planos surgieron de un escaneado 3D de las maquetas finales modeladas con la propia arcilla a escala. Tras sufrir esta transformación en alfarero, descubrí la infinidad de posibilidades que ofrece este material y las muchas que aún falta por descubrir.

panel1panel2.jpgpanel3.jpg

panel3maqueta.jpg

En esta ocasión la experimentación viva que tuvimos con un material fue con el acero ya que nos metimos de lleno en el mundo de los containers de transporte. Para este proyecto pudimos visitar fábricas y asistir a conferencias sobre la manera de trabajo que exigen estos elementos. En los siguientes planos muestro nuestra propuesta para la Volvo Ocean Race.

captura-de-pantalla-2016-09-22-a-las-17-55-37Sin título-1.jpg

 

Otro proyecto pero en este caso de rehabilitación fue el que llevamos a cabo en el Museo de la Universidad de Alicante . Nuestro objetivo en este caso era que cumpliese las nuevas exigencias del CTE. Para resolver uno de los mayores problemas que planteaba el apartado de eficiencia energética acudimos al vinilo. Los cristales con la serigrafía reducían su transmitancia térmica. Para estudiar estos parámetros del vidrio valoramos que la serigrafía fuese con láser, templado o con vinilo. Tras recolectar información y varias visitas de provedores y fábricas apmpliamos nuestra visión en general sobre la versatilidad del vidrio.

mua1                                               mua2

 

El siguiente proyecto del que voy a hablar a sido uno de los que más éxitos y alegría me a aportado y tuvo como protagonista una vez más la arcilla. Este año nos presentamos al 11º Concurso de Taller Cerámico de la Universidad de Alicante y obtuvimos el primer premio. Se trataba de diseñar un espacio dedicado a Alicante Cota Cero y gracias a la versatilidad de este material diseñamos unas piezas que además de refrigerar ecológicamente el espacio permitía sentir al visitante que transitaba sobre estas piezas la sensación de estar caminando sobre el agua, como a cota cero.

1o-panel2o-panel3o-panel

 

ceramicpanel.jpg

Powered by WPeMatico